Colchón para cuna de bebé

Colchón para cuna de bebé

Los bebés duermen hasta 20 horas al día. En este tiempo tan importante para ellos crecen y su organismo se desarrolla. Es porque debemos cuidar de la comodidad del bebé. Y sin duda se la proporcionará un colchón para cuna de bebé adecuado. En el mercado podéis encontrar muchos modelos y tipos: la diferencia entre ellos puede ser muy grande, por eso, no debe extrañar que mucha gente no sabe qué colchón es el mejor. ¿En qué debemos fijarnos y cómo escoger el colchón ideal? ¡Os vamos a dan un par de consejos!

¿De verdad necesitamos comprar el colchón?

Al comprar una cuna para tu hijito, tienes que recordar que, generalmente, también deberías comprar un colchón que combine con él. Porque algunos productos venden solamente puros marcos de cuna. Por otro lado, nosotros sabemos lo importante que es elegir el colchón adecuado, por eso, en nuestra oferta tenemos cunas con colchones. Así es, por ejemplo, la cuna KOYA 4 en 1 de un tamaño no estándar: gracias a esto ahorrarás el tiempo que dedicarías a buscar un colchón difícil de conseguir. Y del colchón depende si el niño se sentirá cómodo y su sueño será bueno. Desafortunadamente, los productos buenos no son baratos, pero vale la pena invertir dinero en un colchón de primera calidad: es una inversión en la salud y la comodidad de vuestro peque.

Un bebé de varios meses está acostado en un cómodo colchón y mira a través de los barrotes blancos de una cuna de la marca Kinderkraft.

¿Qué relleno de colchón es el mejor para un bebé?

En el mercado encontraréis varios colchones para cuna de bebé que difieren, sobre todo, en el tipo de relleno. Cada uno de ellos tiene otras características, otras ventajas y desventajas. No todos apoyan igual el desarrollo del niño. Entonces, ¿qué colchón escoger? ¡Leed nuestra corta guía!

Colchón de espuma

Los colchones de espuma gozan de mucha popularidad entre los papás que buscan buenos artículos para cuna de bebé. Y, principalmente, no tiene nada de raro, porque, en realidad, son productos de primera calidad. El problema es que no todos los colchones de espuma son iguales. Varían en el tipo de espuma usado: las altamente flexibles y las termoelásticas espumas de poliuretano.

La espuma de poliuretano tiene como ventaja un precio bajo (el precio de un colchón es de aprox. 10-20 euros) y es bastante transpirable. Pero, realmente, aquí acaban sus ventajas. Este tipo de espuma es delicado y, por tanto, fácil de deformar. A medida que aparezcan nuevos huecos y el colchón pierda la elasticidad, el peque se sentirá menos cómodo y, lo que es peor, su columna estará extendida en una superficie irregular. Además, las espumas de poliuretano de peor calidad pueden provocar alergia.

La espuma de poliuretano altamente elástica tiene todas las ventajas de la espuma de poliuretano (aunque es un poco más cara, el precio de un colchón es de aprox. 50 euros), pero ninguna de sus desventajas. Es mucho más duradera, más elástica, flexible y, es más, no causa alergia. Por tanto, es segura para la pequeña columna vertebral y para los alérgicos. De todo el grupo de colchones de espuma es la mejor selección para el bebé.

En cambio, la espuma termoelástica, es una solución muy buena, pero no necesariamente en caso de niños pequeños. Este tipo de colchones para cuna de bebé reacciona al calor del cuerpo ajustándose a él de esta forma. Y los bebés menores a un año deben dormir en colchones firmes. Este tipo de espuma también acumula el calor y, por eso, puede conducir al sobrecalentamiento del pequeño organismo.

Los colchones de espuma muy a menudo se usan en cunas que acompañan a los niños durante años. Un ejemplo de este tipo de cuna es nuestra MIA que se ajusta a la edad del niño. Será perfecta desde los primeros días de vida hasta que el niño tenga 120 cm de altura, porque sin problema la puedes convertir en diván para niños más grandes.

Colchón de resortes

El modelo con resortes es otro ejemplo de un buen colchón para cuna de bebé: cómodo, resistente y no se deforma, pero, tristemente, no se lo considera perfecto en caso de los bebés más pequeños. El peso bajo del bebé puede influir negativamente en el funcionamiento de resortes y, por eso, apoyar mal a la delicada columna del peque.

Colchón de látex

Los colchones de látex se consideran unos de los mejores en el mercado: incluso para los bebés. Son elásticos, resistentes, no acumulan el calor del cuerpo humano y tienen un soporte puntual muy bueno. Su único defecto, muy pequeño pero notable, es la posibilidad de causar alergias. Pero esto pasa solo en caso de colchones de látex natural que contiene proteínas. El látex sintético no causa este problema: los colchones producidos sobre la base de él son antibacterianos y antialérgicos, pero un poco menos transpirables que los naturales.

Colchón de trigo y coco

El colchón de trigo y coco es un producto hecho al 100% de materiales naturales compuesto por dos capas: de coco y de trigo. La capa hecha de fibras de coco tiene un alto nivel de firmeza, por eso, es buena para los bebés. Por otro lado, la capa de trigo se ajusta mejor a la forma del cuerpo humano: en este lado debería dormir el niño cuando ya crezca un poco. Además, el trigo no calienta adicionalmente el cuerpo del pequeño dormilón y le proporciona una buena ventilación. Si nos decidimos por este tipo de materiales tenemos que fijarnos en los certificados que confirman que el alforfón usado en la producción del colchón viene de cultivos seguros en los cuales no se usan sustancias químicas. Este tipo de colchón para cuna de bebé también tiene sus oponentes que dicen que es demasiado duro para la espalda del bebé y existe la posibilidad de la aparición de hongos.

Colchón de látex y coco

Este tipo de colchón para cuna de bebé se considera una versión mejorada del modelo de trigo y coco, ya que tiene una capa adicional de látex. Gracias a esto, se ajusta mejor al pequeño cuerpo del bebé, debido a que el látex le da al colchón una mayor suavidad y elasticidad. Este colchón tampoco se deforma y es resistente a la humedad. Sin embargo, recordad que el niño debe estar acostado en la parte de látex.

Otros colchones combinados

En el mercado existen muchos más colchones compuestos de varias capas. Podéis encontrar colchones de espuma y coco y de espuma y trigo que son una combinación solo de espuma y coco o solo de espuma y trigo. Incluso existen materiales poco típicos, como las algas o el crin de caballo. Cada uno de ellos tiene sus defensores y oponentes. Es que los materiales naturales pueden humedecerse más fácil y, además causar alergias. También son más difíciles de mantener limpios, porque normalmente no se pueden lavar en la lavadora.

Un niño está acostado boca arriba en una cama con sábanas blancas. Mira al objetivo y extiende los brazos hacia los lados mostrando que está cómodo.

¿Suave o duro? ¿Qué colchón es mejor para un bebé?

Uno de los aspectos en el cual varían los colchones es el nivel de firmeza. Al buscar el colchón perfecto para la cuna de tu hijito, tarde o temprano llegará el momento de hacerte la pregunta: ¿es mejor optar por un colchón blando o uno firme? Ambos tienen sus pros y contras, por tanto, ninguno es perfecto. Por eso, es mejor escoger algo de en medio.

Un colchón demasiado suave puede hundirse bajo el niño y dificultarle los movimientos. Y uno demasiado duro simplemente puede ser incómodo. Uno mediano puede proporcionar un buen apoyo a la columna y es elástico de manera suficiente para ajustarse a la posición del cuerpo.

Si queremos establecer una regla de elección de un colchón adecuadamente firme para cuna de bebé, entonces debemos dirigirnos por la edad del peque. Durante el primer año de vida el niño debe dormir en un colchón bastante firme. Sin embargo, después de ese tiempo os podéis decidir por uno más suave. En el mercado se pueden encontrar incluso colchones de dos niveles de firmeza a los cuales después del primer año se puede dar la vuelta.

Teniendo en cuenta el apoyo que necesitan las columnas de bebés nuestras cunas colecho: NESTE UP o UNO UP, están equipadas con colchones firmes, exactamente así como lo recomiendan los fisioterapeutas para niños que pesan menos de 9kg.

Seguridad - certificados

La seguridad de los colchones la proporciona, sobre todo, la calidad de los materiales usados. No pueden ser tóxicos, causar alergias ni ser nocivos y deben impedir la propagación de hongos, ácaros u otros alérgenos. ¿Cómo podemos saber si el colchón es de buena calidad? Esta información os la proporcionarán los certificados.

El certificado principal para todos los artículos para madres e hijos, incluidos los colchones, es la Opinión Positiva del Instituto de Salud Materno Infantil. Este Instituto verifica si todos los materiales usados para la producción del producto son seguros. Una función similar cumple el Instituto Nacional de Higiene que controla la composición del producto para detectar las sustancias nocivas. Un estándar importante de la Unión Europea es el OEKO-TEX Standard 100 que comprueba la calidad de productos textiles verificando la ausencia de las 100 sustancias más peligrosas en el tejido usado.

No obstante, existen muchos certificados y ensayos más. Muchos de ellos controlan la calidad de los materiales específicos. Por ejemplo, EuroLATEX Eco Standard garantiza la mejor calidad y seguridad de los colchones de látex. El certificado WF4 Dry System funciona de manera parecida: es un ensayo especial que comprueba si el látex ha sido sometido al proceso de secado con corriente de aire de temperatura variable. También hay certificados que definen las diferentes propiedades de los colchones. Así es, por ejemplo, TLS AIR SYSTEM que comprueba una buena circulación de aire.

¿El mejor colchón para un alérgico? ¡Uno de látex!

¿Qué colchón debemos elegir para la cuna de un bebé con problemas de alergia? Os vamos a dar un par de consejos que debéis tomar en cuenta. El colchón es un lugar donde fácilmente se reproducen microorganismos y hongos. También contienen un gran número de ácaros y, además, en algunos colchones de puede acumular el polvo. ¿Qué colchón será el mejor para un alérgico?

Sobre todo se debe evitar colchones con relleno natural. Coco, trigo, algas, lana o crin de caballo son un ambiente perfecto para la propagación de ácaros y hongos y, como si fuera poco, pueden humedecerse rápido, lo cual también estimula el desarrollo de moho. Otra mala opción para un alérgico será un colchón de resortes, ya que en el espacio entre los resortes se puede acumular mucho polvo.

Entonces ¿qué escoger? Los colchones hipoalergénicos, es decir, los de espuma y, sobre todo, de látex. Son los que, de manera natural, impiden el desarrollo de microbios y patógenos. Al mismo tiempo, son fáciles de mantener limpios y, por eso, no nos causarán problemas con el polvo. No obstante, hay personas que tienen alergia a látex: entonces, una buena solución son las fundas antiacaros y sábanas de algodón.

Comentarios(0)

Tu comentario: